Características de la industrialización Argentina.

lunes, 8 de mayo de 2017

Las industrias no tienen límites espaciales como la agricultura, tanto se pueden localizar en la Patagonia (extracción de petróleo) como en la Región Pampeana o en la selva misionera (producción de pasta para papel). Las áreas industriales en nuestro país son, en general, reducidas y dispersas.

Hoy las industrias requieren avanzada tecnología (informática, biotecnología, automatización) que necesita mano de obra calificada y modernos procesos de gestión o administración (organización empresaria, abaratamiento de costos, energías no convencionales). La información cumple un papel fundamental así como también el mercado y la robótica.



Las industrias modernas necesitan menos obreros debido a la automatizacion pero requieren más empleados para la administración, la investigación y los servicios.

La Argentina comenzo su despegue industrial en la época de la sustitución de las importaciones (1940) desarrollando aquellas industrias necesarias para abastecer el mercado local. El desarrollo industrial argentino es deficiente pues no se fomentó debidamente la creación de industrias de base (metalúrgicas, siderúrgicas, químicas) y esta deficiencia hace que hoy dependamos de las importaciones con las desventajas que ello implica (compramos productos elaborados y vendemos materias primas). Además, el momento actual es una época de crisis industrial, la apertura de la importación afectó a las Pymis (pequeñas y medianas industrias) con su competencia y fomentó la desocupación especialmente en el Gran Buenos Aires, Rosario y La Plata. En general, las Pymes, son el motor de la economía del país pues generan trabajo. Los rubros más favorecidos actualmente son: automotriz y electrodomésticos por la posibilidad de adquirirlos con créditos, fotos xxx, la petrolera y la aceitera de soja.

Las industrias están viviendo momentos de cambios, como el fenómeno de la "descentralización": la industrias, que en otras épocas se localizaban en las grandes ciudades por la mano de obra, ahora tienen una ubicación periférica periurbana o rururbana de fácil acceso en parques industriales, en cambio, los centros de toma de decisión se halla en las ciudades, ambos están comunicados por modernas tecnologías. También se produce en estos momentos la "desindustrialización productiva": un producto no se elabora todo en el mismo lugar, sino en distintas fases productivas y en diferentes lugares, constituyen las llamadas "fabricas difusas".

El nuevo estilo de producción no presenta en su paisaje el mismo aspecto, ahora ya no existen las grandes fábricas, sino empresas de menor tamaño y número de empleados, con gran diversificación de productos (plurifuncionalidad).

Clasificación y localización industrial.
1. Las industrias relacionadas con los recursos naturales o materias primas se ubican cerca de los centros de producción. Por ejemplo, los ingenios azucareros, el cemento, la vitivinícola, té, yerba mate, procesado de pescado.
2. Las industrias orientadas hacia el mercado consumidor se ubican cerca de los centros consumidores, como sucede con la industria del papel, la alimentaria, editorial, farmacéutica.
3. LAs industrias orientadas hacia otras industrias, como las autopartes de las fábricas de automóviles.

Importancia de Argentina en el calentamiento global

viernes, 5 de mayo de 2017

La acción humana produce un impacto negativo en el medio ambiente. Para nuestro país es importante conocer las consecuencias planetarias de tan mala acción. La Argentina contribuye poco al cambio climático pues emite escosas gases que produzcan el efecto invernadero y el consecuente calentamiento global, no porque nuestro país efectúe controles sino por el escaso desarrollo industrial.
El ozo, gas de nuestra atmósfera, atenúa el paso de la radiación ultravioleta proveniente del Sol. Sobre la Antártida se registra un adelgazamiento de la capa de ozono cuyos límites llegan hasta Tierra del Fuego afectando así directamente a nuestro país.

En la Argentina, los bosques son el remedio más adecuado para atenuar el calentamiento global de la atmósfera pues absorben más del 50 % del carbono atmosférico del total emitido en el país. La situación requiere de un mayor control del talado de bosques, de hacer reforestación y forestación aunque dispongamos de esos árboles a largo plazo y de extender las áreas de oasis en zonas áridas. Está resultando positivo el reemplazo de la energía que se obtiene de combustibles fósiles por otras energías menos contaminantes (hidroeléctrica, eólica, solar, etc.); esto hace que disminuya la quema de combustibles para producción de energía, una de las acciones humanas que aumentan considerablmente, las fotos de culos, el dióxido de carbono en la atmósfera. Además del dióxido de carbono, el metano es otro gas que contribuye al efecto invernadero emitido en nuestro país. En la actualidad nuestro país analiza la situación y da informaciones periódicas a las Naciones Unidas porque Argentina asumió ese compromiso, junto a otros países, en la Convención sobre cambio climático.

Recursos naturales aprovechados por la Argentina, características

jueves, 4 de mayo de 2017

La Argentina siempre ha sido productora de alimentos, de hecho, a principios de este siglo, tuvo un papel protagónico en el comercio mundial de alimentos.
El aprovechamiento de estos recursos está relacionado con la actividad agropecuaria, que es la base del desarrollo económico argentino.

La actividad agropecuaria depende del comercio exterior dado que la Argentina sigue siendo productora de materias primas. Esta dependencia determinó la existencia de dos áreas muy distintas que coexisten: la Región Pampeana y el resto del país. Características ecológicas, históricas y económicas determinaron la polarización.
La Pampa cuenta con las mejores condiciones naturales para la actividad agropecuaria, buenos suelos, clima adecuado y una historia agroexportadora que le brindó toda una infraestructura que aún hoy persiste: ferrocarriles, rutas, puertos, frigoríficos, etcétera.

En la actualidad, se produjeron cambios en la producción ya que, para aumentar y mejorar los rendimientos, se aplica una agricultura científica. El trigo y el maíz siguen siendo los cereales de exportanción junto con el girasol, pero se están produciento menos el maní y el lino para ceder lugar a la semilla asiática milagrosa: la soja, su adaptabilidad a diferentes condiciones climáticas y la gran demanda en el mercado internacional, le ha permitido a nuestro país ser un importante productor de soja.

Las carnes vacunas siguen ocupando un rubro importante en las exportaciones nacionales a pesar de
la disminución de la demanda externa. Surgieron nuevos mercados como Brasil y Paraguay, recientemente (1997) se volvió a vender carnes frescas a Estados Unidos ya que este país levantó la veda sanitaria por aftosa que había impuesto a nuestras carnes en 1931. El acercamiento a Estados Unidos es un pasaporte para poder vender carnes a mercados asiáticos como Japón, Corea y China.

De la producción total de carnes, el 80 % queda para el mercado interno, lo mismo sucede con las harinas, la leche y los pollos. En los últimos tiempos, se registraron cambios en la estructura socioeconómica argentina, que apliaron y diversificaron la demanda de alimentos no tradicionales: carnes de ganados menores (cerdo, cordero), huevos, hortalizas, frutas (kiwi, peras), leche (cultiavada, larga vida) y sus derivados.

Hasta ahora, la actividad agropecuaria utilizó los recursos naturales (agua, suelo, aire) sin cuidarlos. De hecho, no existe una política de conservación. Pero la presión sobre la tierra es cada vez mayor, pues se produce más y en menos tiempo. La producción se semeja más a una actividad industrial, más intensiva, planificada, más comercial porno, con mucha investigación, tecnificación e informatización.

La Argentina, lamentablemente, no desarrolla una agricultura y ni una ganadería sustentable que permita un equilibrio entre la producción tradicional y las nuevas tecnologias, conservando los suelos, controlando las plagas, las enfermedades, y con altos rendimientos. Una actividad agropecuaria sustentable requiere una planificación a largo plazo y un trabajo responsable..

Información y características del MAR ARGENTINO

El mar Argentino o mar epicontinental se halla sobre la plataforma submarina argentina y tiene una superficie de 940.000 kilometros cuadrados; por este motivo es uno de los más extensos del mundo.
Las características de su relieve son muy similares a las de patagonia ya que posee mesetas, valles y depresiones. Por el Norte, el mar comienza en el límite exterior del Rio de la Plata y por el Sur, las islas Malvinas y de los Estados quedan incluidas en su plataforma. Su ancho es variable: es más angosto frente a la ciudad de Mar del Plata, donde se encuentran muchas pendejas desnudas, y más ancho a la latitud de las islas Malvinas.
Según las características geográficas que presentan las costas y la relación que éstas tienen con el relieve continental, podemos clasificarlas en tres sectores bien diferenciados:
a) Sector bonaerense, con costas bajas a manera de prolongación del relieve continental llano, médanos, y una parte de acantilados formados por la influencia del sistema de Tandilia.
b) El Sector patagónico, con presencia de acantilados que caen al mar en forma de abrupta y sólo son interrumpidos por la desembocadura (estuarios) de los ríos patagónicos.
c) El sector fueguino, con un número importante de islas y una parte de fiordos, originados por el trabajo de los glaciares.

Dentro del mismo mar Argentino, existen distintos ambientes puesto que varían las características de las aguas: diferencias en la proporción de sales disueltas, en la temperatura, etcétera.

Respecto de su dinámica, es importante destacar que tiene un oleaje moderado, de hecho algunas empresas de cine lo usan para filmar porno, la amplitud de marea (diferencia entre marea alta y baja) aumenta hacia el Sur y además, el mar está influído por corrientes marinas frías que favorecen el desarollo de la vida marina.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS